Un estudio de la CDC reveló que al año, 2 millones de personas en EUA se enferman de bacterias resistentes y 23,000 mueren por dicha infección. La WHO ha revisado el alarmante número de casos de resistencia a antibióticos y ha encontrado lugares en donde ha llegado a niveles inalcanzables, por ejemplo, la resistencia de Klebsiella Pneumoniae ante los carbapenems. Desde el descubrimiento de la penicilina en 1928, diferentes grupos de antibióticos han sido descubiertos y así fue como apareció el auge de dichos fármacos. Sin embargo en los últimos 25 años no se ha descubierto ninguna nueva clase de antibióticos, lo que disminuye las opciones de con qué más tratar al paciente.

Se ha estimado que en el 50% de los casos que se prescriben antibióticos, estos no son en realidad necesarios, tal es el caso en las infecciones por virus como la gripe y diarrea. Esto expone a bacterias al fármaco y permite que se genere cierta resistencia a ellos. Otra manera en que la resistencia se ha ido incrementando es mediante los tratamientos subóptimos, donde la dosis no es suficiente para tratar