Yo creo que el objetivo de la mayoría de las personas, o mínimo uno de sus objetivos, es disminuir su grasa corporal para tener una mejor composición corporal.

Cuando alguien decide o quiere “quemar” grasa, por así decirlo, lo primero que piensa u oye es que debe de hacer ejercicio aeróbico o “cardio”, como se le suele decir. Técnicamente esto es correcto, pero cardio no es la única solución para eliminar esa grasa que te impide lucir tus músculos. De hecho, puedes llegar a tener muy bajos niveles de grasa corporal sin hacer nada de cardio y solamente con entrenamiento de pesas y una buena dieta. La clave es la dieta, pero ese no es el punto de este artículo. Además, no por hacer cardio –al “ahí se va”-, significa que vas a quemar grasa eficazmente. Es común ver a gente pasarse horas y horas en la bici o en las caminadoras sin obtener los resultados que tanto desean. Con esto no quiero decir que cardio no sirve para nada -obviamente sí sirve y ayuda mucho-; sirve, pero no es necesario.

Si quieres implementar cardio en tu entrenamiento para la quema de grasa, este artículo te explicará las diferentes maneras de lograrlo.

Hay dos manera para lograr este objetivo:

  • HIIT (High Intensity Interval Training, o Entrenamiento de intervalos de alta intensidad)