Científicos de la UCLA (University of California, Los Ángeles) han descubierto una nueva técnica de imagen para detectar encefalopatías traumáticas crónicas en pacientes, pues en la actualidad sólo se puede lograr por medio de una autopsia. La técnica se basa en la localización de exceso de proteína tau, presente en las encefalopatías traumáticas crónicas.

Los beneficiados por esta nueva técnica serán los deportistas que se encuentran en constante peligro de sufrir trauma encefálico, como los jugadores de fútbol americano. Dicha enfermedad está relacionada con síntomas de confusión, demencia progresiva, depresión, temblores, pérdida de memoria, comportamiento suicida y alteraciones de la personalidad.

El principal objetivo de dicho estudio es intervenir en aquellos pacientes con los primeros síntomas, más que reparar el daño producido por la lesión.

En cuanto al proceso, se empieza con la aplicación de un marcador químico (FDDNP), que se une a las placas beta amiloideas y los depósitos de la neurofibrilla tau. Posteriormente se utiliza