La “Ley 3 de 3” es una iniciativa ciudadana que tiene como objetivo encontrar una solución a la indignación social en tema de corrupción mediante un esfuerzo constructivo de forjar gobiernos más íntegros, responsables y honestos. Debido a que es una ley general se pretende aplicarla a todos los órdenes de gobierno, es decir, Federal, Estatal y Municipal. Con ella establecen reglas precisas y claras de conducta de interacción entre servidores públicos y actores privados.
Para que la ley procediera ante el Congreso se buscó la recaudación de firmas de al menos 120 mil ciudadanos mexicanos. La intención es que esta ley se convierta en lo que será la “Ley General de Responsabilidades Administrativas” que para su creación deberá ser aprobada por la Reforma Constitucional del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

Las reglas o estamentos que la “Ley 3 de 3” propone son: que los funcionarios públicos presenten declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscales de una forma periódica y pública, establece directrices para un conducta ética y responsable, sugiere medidas más estrictas para prevenir que el sector privado participe en actos de corrupción e incluye mecanismos para que el ciudadano pueda denunciar actos de corrupción de manera segura y anónima pero con pruebas contundent