Jack Andraka, el niño de 15 años al que le gusta el kayak, el origami y que podría cambiar el rumbo de la historia del cáncer

Todos soñamos.

“La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante.” Todos tenemos grandes ideales, hacemos y deshacemos planes conforme pasa el tiempo y adquirimos metas a medida que vamos caminando. Todos tenemos grandes aspiraciones desde que nacimos, crecimos… o por lo menos desde el momento en el que elegimos estudiar esta carrera. 

Lo cierto es que generalmente quedamos tan absortos en la rutina que lo urgente le gana el lugar a lo importante, nos olvidamos de tener presentes esos sueños que son verdadero motor de nuestro día a día. A veces, esa inspiración se empieza a enterrar con lo ordinario, los pendientes, el cansancio, con esos días grises en los que nos parece que nada va bien o que estaban al dos por uno las dificultades. La realidad es que esos sueños empolvados no se han ido tan lejos y no hace falta mucho para recordar otra vez: acordarnos de lo que le da tanto sentido a este camino, a estos pasos, a esos días de estudiar tanto, a esta carrera o a cualquiera que sea tu manera de darle vida a tu vida.

Una “daily dosis” ef