La interpretación de una gasometría es esencial dentro del ambiente hospitalario puesto que te permite conocer el estado ácido base en el que se encuentra el paciente. Además es un buen inicio para conocer algunos diagnósticos diferenciales derivados de la gasometría.

La gasometría puede ser arterial o venosa. Hay diferentes estudios que demuestran que una gasometría venosa es más que suficiente para conocer el estado ácido base del paciente. Se requerirá una gasometría arterial cuando queramos conocer el estado de oxigenación del paciente por determinadas patologías.

Es importante mencionar que un paciente puedes coexistir más de un trastorno ácido base. Al primer trastorno le denominaremos primario y al resto secundario o terciario. Sin embargo, dos trastornos respiratorios no pueden coexistir en un paciente, ya que el paciente tiene cierto patrón respiratorio, es decir, no hay acidosis respiratoria y alcalosis respiratoria coexistiendo al mismo tiempo, o es una o es la otra, no ambas. Por otro lado, si pueden coexistir más de un trastorno metabólico, por ejemplo una acidosis metabólica de brecha anión