La fibromialgia es un enfermedad que se reconoció oficialmente en el año de 1990 por el Colegio Americano de Reumatología (ACM por sus siglas en inglés). Ésta se caracteriza por un dolor constante, severo y generalizado que no se logra atribuir a otras enfermedades o condiciones dolorosas. Desde su introducción, el diagnóstico y reconocimiento de la fibromialgia ha sido motivo de controversia entre la comunidad médica debido a que no hay pruebas de laboratorio o exámenes que puedan diagnosticarla definitivamente.

Desde 1990 y hasta el 2010, el diagnóstico de fibromialgia se centraba en la evaluación de 18 puntos sensibles (tender points en inglés) dentro del cuerpo. La presencia de dolor en 11 de los 18 tender points constituía el factor de diagnóstico más importante tras la sospecha de fibromialgia y el descarte de otras patologías.