Hace tiempo que tengo ganas de platicar un poco de este tema y es que justamente ayer fui a la conferencia mensual del Colegio de Medicina Interna que trataba sobre tabaquismo y las enfermedades pulmonares asociadas. Hablaron un poco de EPOC, de enfermedades intersticiales  y de cáncer de pulmón y su impacto en la mortalidad. Recordé a dos compañeros con cáncer a edad temprana, de pulmón y de ovario, y le di gracias a Dios por permitirme cambiar mis hábitos, por mejorar mi estilo de vida y por dejarme cuidar de mí para poder cuidar del resto. He de mencionar que no siempre fue así, inicié mi cambio de estilo de vida hace apenas unos años, bien entrado en el entrenamiento médico. Recordé esos años de mi vida en la EMIS y los primeros años de residencia, cuando la exigencia del estudio, del trabajo clínico, del trabajo académico, de las guardias, de las historias clínicas, del albalá, de los exámenes, del mantenimiento del promedio, de los regaños y de los desvelos, entre otras cosas, eran el pan de cada día. Activi