De acuerdo con un estudio publicado en Marzo de 2014, la simvastatina, un fármaco para las dislipidemias, puede resultar beneficiosa en la segunda fase (crónica) de esclerosis múltiple. En altas dosis, y evitando su toxicidad, las estatinas llevan a una disminución de la atrofia cerebral en un 43% sobre 2 años. Estos fármacos han demostrado tener efectos neuroprotectivos y antiinflamatorios. Cuando se probaron en las etapas iniciales de la esclerosis múltiple se observaron efectos benéficos, mas se encontraron incongruencias con estudios subsiguientes. Pero es en la fase crónica de dicha enfermedad que muestra el mayor efecto significativo.

Los pacientes, después de 10-15 años con la primera fase, desarrollan la fase crónica que se caracteriza por episodios más recurrentes y complicaciones neurológicas importantes. Hasta ahora no hay un fármaco licenciado para tratar dicha fase y este estudio, que se encuentra en la fase 2, puede prometer un mejor arsenal para combatir dicha enfermedad autoinmune. Cabe recalcar que durante la segunda fase de la esclerosis múltiple, la atrofia cerebral aumenta en 0.6% al año. Durante el proyecto se les aplicaron a 140 personas con esta afección 80 mg de simvastatina por 2 años. El resultado fue una reducción de la atrofia cerebral en un 0.3% al año. Esto fue comprobado en la clínica donde los pacientes en experimentaci