Curar enfermedades con medicamentos es muy sencillo: “Tómese esta pastillita y quedará como nuevo…”, pero qué pasa si el paciente no se toma la medicina como debe. Digamos que olvida tomársela o deja de hacerlo cuando ya se siente “bien”, aunque el tratamiento quede incompleto. Esto le trae al paciente un mayor problema de salud, ya sea una resistencia por parte del agente infeccioso sobre el medicamento o una recidiva importante. Muchas veces los médicos necesitan a alguien de confianza encargado de testificar que el paciente ha tomado correctamente todo su medicamento; lamentablemente tal persona no existe.

Por esto mismo la ciencia médica nos trae lo más nuevo en tecnología para la salud. ¿Qué dirías si te señalara la existencia de un ayudante que le va exponiendo al médico si el paciente ha tomado su medicina o no? La FDA (Food and Drug Administration) ha permitido el implante de pequeños chips dentro de los medicamentos, pequeños sensores informantes encargados de suministrar la información completa al médico. No obstante, antes de que estos mini chips sean lanzados al mercado, se deben realizar pruebas para observar las interacciones entre el sensor y los verdaderos medicamentos dentro del cuerpo humano.