“Se alcanza el éxito convirtiendo cada paso en una meta y cada meta en un paso” (C.C. Cortéz).

¡Otro semestre comienza! Y no sólo eso, también otro año lleno de un sinnúmero de escenarios nuevos e incomparables. Entornos por experimentar, sonrisas por repartir y lágrimas por derramar; personas por perdonar y aventuras por vivir. Estudiar la universidad es como comenzar un maratón, en el cual comienzas trotando con seguridad y con la mirada al frente. Sabes que por cada paso que das hay uno menos delante de ti y que no tienes otra opción más que terminar la carrera. Habrá baches y topes que impedirán continuar en el mismo ritmo, pero los afrontas y no aminoras el paso. ¿O sí? Hay subidas y bajadas, áreas fáciles de correr y otras no tanto, pero si se mantiene la vista al frente, ¿quién o qué te detiene?

Nos espera un futuro que se convierte poco a poco en el presente; el siguiente paso de las vidas de cada uno de nosotros. La mayoría de las veces, no importa la situación en la que nos encontremos, adquirimos inquietud por el comienzo de una nueva etapa. Dichos periodos nos aterran, por lo cual tenemos que afrontarlos y vencerlos con valor y coraje: demostrar que lo que estamos a punto de emprender es nuestra propia decisión y nadie nos lo puede arrebatar.

Algunos ya comenzaron su internado, unos ya son médi