Si uno se toma un momento para observar la vida que está a nuestro alrededor es inevitable reconocer la cuasi-infinita variedad que nos rodea. Desde pequeños roedores hasta árboles Sequoia comparables a nuestras modernas torres de concreto y acero. Pero más allá de aquello que es perceptible existe un grupo de diminutos organismos todavía más diverso que hemos nombrado como microbios. Pero ¿Qué similitudes existen entre Staphylococcus aureus y un Elefante Africano? ¿Tendrán Charles Darwin y Alfred Wallace razón con su teoría de la evolución? ¿Viene todo el amplio espectro que abarca la vida de un solo ancestro común (Last Common Universal Ancestor [LUCA])? Para responder estas y más preguntas filósofos y científicos han divisado diferentes maneras para clasificar la vida, y, a través de estos esfuerzos ha sido creada la rama de la ciencia que conocemos como taxonomía.

De los primeros en tratar de organizar la vida fue Aristóteles. Creó una división entre plantas, animales y subgrupos basados principalmente en la morfología: la naturaleza comenzaba a dividirse por patrones. Por ejemplo, si ambos animales tenían cuernos éstos se agrupaban dentro del mismo grupo.

Con el pasar del tiempo y mejores tecnolog