Los cigarrillos electrónicos son un producto que se encuentra a la venta desde el año 2003. Antes de continuar con los recientes hallazgos acerca de los efectos de este producto sobre la salud de las personas, aquí les dejo una breve descripción de un cigarro electrónico por si acaso no saben cuáles son sus componentes o cómo es que funciona. Los cigarrillos electrónicos se componen de una batería, un cartucho que contiene un líquido, y un elemento de calefacción que calienta y evapora el líquido. El líquido consiste normalmente de glicerol, propilenglicol, aromas y nicotina. Lo más importante es que mediante análisis de laboratorio, se ha demostrado que los cigarros electrónicos no contienen sustancias cancerígenas y es por esto que muchos usuarios optan por cambiar su hábito de fumar un cigarro normal (de tabaco) a uno electrónico.

Continuando con el tema, si bien los cigarrillos electrónicos están a la venta desde hace 9 años, los resultados del primer estudio realizado para comprobar sus efectos sobre la función cardiaca fueron apenas anunciados el pasado mes de agosto en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología 2012.

Dicho estudio involucró a un pri