A lo largo del tiempo se ha observado que las personas que adoptan una dieta vegetariana o vegana son menos propensas a desarrollar enfermedades cardiovasculares. Se creía que esto se debe a un menor consumo de grasas saturadas y colesterol, contenidos en productos animales, principalmente la carne roja, sin embargo no se ha encontrado que la cantidad aportada por ella sea suficiente.  Al estudiar la flora intestinal, se ha descubierto que juega un papel en el desarrollo de la aterosclerosis.

En un estudio reciente sobre la flora intestinal se observó que el metabolismo de colina y fosfatidilcolina produce trimetilamina (TMA) que posteriormente  se oxida para producir TMAO. El metabolismo la L-carnitina (abundante en la carne roja) por parte de la flora intestinal también produce TMAO. Los niveles altos de TMAO y L-carnitina en los sujetos sometidos un estudio se asociaron a un  riesgo incrementado  de enfermedad y eventos cardiovasculares mayores. Sin embargo la TMAO juega un papel más importante.

La TMAO sup