El planeta tierra es un lugar maravilloso para vivir: tenemos ríos, senderos, mares, océanos, montañas, lobos, ballenas, tigres, 7 mil millones de personas, y bueno, un sinnúmero de seres vivos y lugares por admirar. ¿Te has dado cuenta de la inmensidad de tu planeta? No somos más que una pequeña parte de él, formamos parte de un ecosistema maravilloso, y si le pusiéramos atención, sin duda nos quitaría el aliento. Son tantas las cosas que desconocemos, hay tanto por aprender y descubrir. El mundo está lleno de todas estas naturalezas y no podemos contemplarlas porque ya estamos acostumbrados a ellas. Hay incontables referencias curiosas en esta vida, desde el inicio de los tiempos. Muchas son desconocidas, por supuesto, pero el ser humano tiene ahora la tecnología para comprender y saber de su pasado y conocer a mayor medida su presente.

Las personas promedio que trabajamos o estudiamos no conocemos dichos datos de la esencia de la materia, en especial con las que trabajamos; tampoco conocemos detalles acerca de nosotros mismos como seres humanos. Es por eso que esta semana decidí escribir algunos datos curiosos que encontramos en nuestra vida diaria a los cuales ya nos acostumbramos. Por ejemplo, para la revista estadounidense Newswe