Es muy frecuente encontrarse imágenes, comentarios o videos en las redes sociales en los que un adolescente se llama a sí mismo como un individuo antisocial. Los medios de comunicación masiva ayudan a difundir el uso del concepto “antisocial” como una característica común de un adolescente y no como una enfermedad psiquiátrica, promoviendo que los adolescentes se sientan identificados con el término sin saber realmente su significado. Entonces, ¿qué es un trastorno de la personalidad antisocial?

Según Fergusson et al. (2005) y Walter & Knight (2010) el trastorno de personalidad antisocial se desarrolla durante la niñez, y para su diagnóstico en la edad adulta es necesario haber presentado trastornos en la conducta antes de los 15 años. De acuerdo a la American Psychiatric Association (APA) (2013), los individuos diagnosticados con este desorden exhiben un comportamiento antisocial persistente y rasgos antisociales penetrantes, como impulsividad, irritabilidad social, capacidad de manipulación y falta de remordimiento.