Cuando comencé a leer un estudio realizado en www.nature.com acerca de cómo los antioxidantes, como la vitamina E y los beta carotenos, pueden acelerar el crecimiento de los tumores de pulmón me quedé en shock.

¿No se supone que debería ser al revés y ayudar a que las células malignas dejen de crecer incontroladamente? Bueno, dicho estudio habla acerca de cómo la vitamina E y un compuesto llamado N-acetilcisteina (NAC) aceleran el crecimiento del cáncer de pulmón. Los resultados de dicho estudio fueron publicados el 29 de enero del 2014 en Science Translation Medicine (por lo que es relativamente nuevo), y demuestra lo contrario del pensamiento que teníamos acerca de los suplementos de la vitamina E.

La ingesta diaria recomendada de vitamina E es de 22.4 IU, pero una encuesta que se realizó en el año 2005 descubrió que 11% de los adultos estadounidenses toman dosis de hasta 400 unidades internacionales… ¡Casi 18 veces más de lo recomendado! Desde hace tiempo hemos tenido la creencia de que dicho antioxidante, entre otros, previenen que ciertos compuestos en el cuerpo dañen componentes (como el A