La anestesia general es un estado caracterizado por falta de conciencia, analgesia, amnesia, relajación muscular y pérdida de reflejos.

Este estado es necesario para realizar algunos procedimientos quirúrgicos particularmente invasivos y para lograrlo se utilizan fármacos conocidos como depresores del Sistema Nervioso Central.

La acción de los anestésicos se puede dividir en cuatro etapas según sus efectos sobre el cuerpo humano. Estas son:

• Analgesia o ausencia de las sensaciones dolorosas
• Desinhibición o estado de euforia con reflejos y respiración irregular
• Anestesia quirúrgica, que es un estado de inconsciencia con inhibición de sensación de dolor, respiración regular y presión arterial conservada
• Depresión medular en la que el paciente desarrolla depresión cardiorrespiratoria y requiere de asistencia mecánica.

No todos los protocolos de anestesia requieren que el paciente pase por todas las fases. De la misma manera, las vías de administración también varían según el fármaco elegido y efecto deseado.