El amor ha sido descrito durante milenios a través de la historia de la humanidad: es usualmente referenciado en épicas, historias ficticias de la Antigua Grecia, en pinturas y esculturas de épocas más contemporáneas. De hecho, la referencia más antigua de este tema es un poema romántico escrito hace más de 4000 años, escrito por una sacerdotisa que atrevidamente profesaba su amor hacia un Rey que gobernó durante un tiempo la ciudad de Ur, actual Iraq. Y, aún así, sin importar la etnia, sociedad o cultura, la neurobiología del amor romántico es prácticamente universal.