“Dispara a la Luna, porque al menos, si fallas, le pagarás a las estrellas” (Brown L.). Estamos comenzando otro semestre, un semestre lleno de ilusiones, coraje y altas expectativas. Estamos listos para arrancar con todo lo que tenemos y llegar más lejos de lo que nosotros mismos habíamos llegado. Con el paso de los días puede que nos demos cuenta de que para obtener lo que queremos debemos hacer grandes sacrificios, dar todo para obtener mucho más.

Así es la Universidad y por supuesto, así es la carrera de medicina. No tengas miedo de equivocarte: es lo mejor que puedes hacer, ¿por qué? Muy simple: los más exitosos son los que se equivocan más, son los que aprenden de sus errores y los que se levantan para decir: “Sigo en este juego, no me rendiré”. No permitas que una mala calificación te defina, no toleres que te impidan triunfar, y nunca olvides tu meta, tenla siempre en la mira. Es muy fácil distraerse, muy fácil.

Tu carrera está llena de obstáculos, llena de dificultades que harán todo lo posible para que no llegues a la meta. ¿Por qué? ¡Porque sólo los mejores lo logran! No cualquiera es médico, y mucho menos de la escuela en la que te encuentras. ¡Tú no eres un cualquiera! ¡Si pud