Esta revisión no pretende ser una guía exhaustiva de manejo clínico, sino más bien una forma sencilla y práctica para valorar el enfoque y la necesidad del control del paciente diabético en la consulta diaria del médico general e internista.

Como ya debes saber, la diabetes es una enfermedad crónica que ocurre cuando el páncreas es insuficiente para cubrir el requerimiento tisular de insulina y/o cuando el cuerpo es incapaz de utilizar la insulina eficazmente, con daño orgánico potencialmente irreversible debido a hiperglicemia.

Es una enfermedad prevenible y controlable, pero (sí, hay un pero) requiere de un tratamiento complejo que incluye atención médica continua, educación del paciente para su auto-cuidado y soporte profesional necesario para prevenir complicaciones agudas y reducir el riesgo de complicaciones crónicas. Dicho de otra forma, el tratamiento NO es solamente el control de la glicemia, sino que requiere estrategias de reducción de riesgo multifactoriales.

Según la OMS, la diabetes tipo 2 afecta a 347 millones de personas en todo el mundo y sólo