La cafeína es la sustancia psicoactiva más popular en el mundo. Este impacto es en gran parte atribuible a que sus formas de presentación son variadas y accesibles para los consumidores y que es utilizada con distintos fines, desde los socioculturales hasta los médicos. Por lo anterior ha sido objeto numerosas investigaciones para demostrar ya sea sus beneficios o daños hacia la salud del ser humano. El presente texto pretende evidenciar las bondades de la cafeína en distintos procesos mentales comunes, haciendo hincapié en la cantidad en que ésta debe de ser consumida para que los resultados sean más efectivos, basándose en diversos estudios realizados por la comunidad científica.

¿Qué es la cafeína?

La cafeína es un alcaloide perteneciente a las xantinas que tiene acción estimulante sobre el sistema nervioso central por medio del antagonismo de algunos tipos de receptores de adenosina. Inicialmente fue extraída de la planta Coffea, cuyas semillas dan origen al bien conocido café. Sin embargo, también está presente en muchas otras especies de plantas y semillas que sirven como base de varios productos que se consumen cotidianamente como tés, refrescos, chocolates, bebidas energéticas, etc. Su acción estimulante ha dado la pauta para su amplia comercialización, posicionando al café como una de las principales bebidas por excelencia en el mundo.

¿Cómo funciona la cafeína en el organismo?

Como se mencionó anteriormente, el efecto de la cafeína es producido por el antagonismo que realiza sobre algunos receptores de adenosina. Existen dos rutas para sintetizar la adenosina: una vía intracelular y otra extracelular.

  • La adenosina elaborada por vía intracelular es formada por la 5’ nucleotidasa selectiva a AMP y la cantidad producida depende de la concentración de AMP.  Por lo tanto la tasa de formación de adenosina depende del metabolismo de ATP y de su síntesis. Dos enzimas controlan la acción de la adenosina intracelular, la adenosina cinasa y la adenosina deaminasa.
  • La adenosina extracelular es formada por el ATP extracelular que es rápidamente hidrolizado a adenosina y otros metabolitos. Por lo tanto, cuando el ATP es liberado de células neuronales o gliales, ya sea como transmisor o como señal intracelular, provee una excelente fuente de adenosina. La liberación de adenosina depende de la concentración de calcio extracelular y del incremento de AMPc en las terminaciones nerviosas.

Existen cuatro tipos de receptores de adenosina asociados a proteínas G: A1, A2A, A2B, A3, siendo los más importantes el A1 y el A2A (la cafeína actúa sobre estos receptores).  Ambos receptores son coexpresados en las mismas células.

  • El A1 es un receptor asociado a Gi;  inhibe a la adenilciclasa y  la cascada de AMPc; teniendo un efecto final en la disminución de la liberación de neurotransmisores y la disminución de la frecuencia de descarga neuronal a través de canales de potasio. La distribución de los receptores A1 es mayor en el hipocampo, la corteza cerebral y cerebelar y en ciertos núcleos del tálamo.
  • El A2A está asociada a Gs lo que causa la formación de AMPc y está asociado a la activación de canales de calcio dependiente de voltaje, especialmente los canales L. Los receptores A2A están localizados en el cerebro en regiones ricas de dopamina, así como en el núcleo accumbens y el tuberculum olfatorium. Los receptores A2A se coexpresan con los receptores de dopamina D2 dado que al activarse los receptores A2A disminuyen la afinidad de la dopamina en los receptores D2

Así pues, mediante la inhibición de los receptores A1 y A2A se consigue incrementar el recambio de neurotransmisores monoaminos como la noradreanlina, dopamina y la serotonina. Se aumentan los receptores de serotonina, muscarínicos y delta opiodes, y se eleva la tasa de descarga neuronal, así como de la liberación de noradrenalina, adrenalina, dopamina, serotonina y acetilcolina. A través del sistema noradrenérgico y colinérgico puede explicarse el incremento del estado de alerta y de la capacidad para procesar información no conocida. La dependencia que genera la cafeína es debida a la potenciación del efecto dopaminérgico y los cambios que se producen en la percepción del estado de ánimo son debidos a la serotonina.

Impacto social

Desde sus inicios el ser humano a adaptado sus actividades al ciclo día – noche. Se ha destinado el día para una infinidad de actividades, dejando para la noche solo el dormir. Sin embargo, mientras la cantidad de tareas incrementa conforme pasa su vida, la longitud del día se mantiene igual. Debido a lo anterior se han buscado distintas alternativas que le permitan al hombre mantenerse despierto durante mayor tiempo y que durante este tiempo pueda desempeñarse con calidad. En este hecho radica la importancia de la cafeína en la sociedad moderna.

Indudablemente,  para que los seres humanos puedan mantener su cuerpo en homeostasis y rendir al 100% en sus labores es primordial el sueño, ya que dormir permite aumentar la cantidad y calidad de vida. El mejor estado de alerta solo puede conseguirse habiendo dormido las horas necesarias. Sin embargo, la cafeína puede contribuir a mejorar la vigilia. En distintos estudios llevados a cabo a lo largo de los años se ha demostrado que la cafeína tiene beneficios sobre algunos procesos mentales y cognitivos.

Además del uso mencionado de la cafeína, también es ampliamente utilizada en el campo de la medicina. Podemos encontrarla en forma combinada con analgésicos, medicamentos antimigrañosos, antieméticos, entre otros. Igualmente es un potente antioxidante que supera los efectos de la vitamina C.

¿Café para estudiantes?

Los estudiantes universitarios, especialmente los estudiantes de Medicina, han sido blancos de investigaciones para observar los efectos de la cafeína. Lo anterior se explica porque la mayoría de  los universitarios son consumidores constantes de café debido a la tradición que existe de que éste ayuda a evitar la somnolencia y por tanto postergar el estado de vigilia.

Existen opiniones encontradas dentro de la comunidad estudiantil sobre si beber café durante el tiempo de estudio es más perjudicial que benéfico o si realmente es de ayuda para obtener mejores resultados académicos. A continuación se hacen algunas sugerencias para optimizar el uso del café con el fin de sacarle el máximo provecho a sus efectos, todo ello basándose en ensayos y pruebas que fueron realizados por organizaciones internacionales y universidades importantes.

Consejos para consumir el café

  • Una publicación del Departamento de Psiquiatría y Psicobiología Clínica de la Universidad de Barcelona expone que una taza de café contiene aproximadamente 100mg de cafeína; clasificándose el consumo de cafeína como dosis baja <200mg/día, dosis moderada de 200-400mg/día y dosis elevada >400mg/día. Ésta universidad encontró que el consumo moderado de cafeína tiene beneficios sobre el rendimiento cognitivo, el estado de alerta, la atención y el estado ánimo de las personas. Es decir, la medida