La palabra terrorismo viene de la etimología en latín “terrere” que significa “causar temor”; terrorismo significa la acción deliberada de crear y explotar el miedo a través de la violencia con el fin de conseguir un cambio político. Es un grupo ajeno al gobierno, que utiliza la violencia contra civiles por fines políticos, cuyo objetivo es causar temor, al atacarlos en lugares donde se sienten seguros.

Hoy en día, la definición ha sido reconceptualizada bajo la premisa de el impacto social que este tiene, conforme la Teoría de Comunicación Simbólica de Jenkins; se ha estipulado que un acto terrorista tiene 4 características fundamentales:

  1. Alguien que transmite el mensaje (el terrorista)
  2. Alguien que recibe el mensaje (el objetivo)
  3. El mensaje (el atentado terrorista)
  4. La respuesta (la reacción de la audiencia del objetivo)

Se trata de transmitir un mensaje a través de los actos orquestados de violencia, tratando de llamar la atención de los medios electrónicos y la prensa internacional. Tomar rehenes incrementa el drama alrededor de la situación, ya que los rehenes en sí no sig