Te presentamos a la EMIS de la semana, Daniela Sánchez.

¿Qué fue lo más difícil en tu transición de preparatoria a carrera?
Tuve tres principales retos en esta transición:
El primero, separarme de mi familia e ir a una ciudad desconocida, al principio fue difícil pero ahora veo en Monterrey mi segunda casa y en mis amigos he encontrado mi segunda familia. El segundo, fue encontrar un método de estudio ideal para mí y encontrar un balance entre el estudio y mi desarrollo personal. El tercero fue dejar de participar en actividades artísticas, lo cual disfrutaba mucho en la prepa. Lo que más atesoro de estos retos es que con cada uno he forjado mi carácter y he tenido la oportunidad de crecer y aprender.

¿Por qué decidiste estudiar medicina?
La primera vez que tuve noción de un quirófano fue cuando tenía 4 años y creí no querer nunca estudiar Medicina porque sentí “miedo”. Después me di cuenta de que el sentimiento no era precisamente miedo, sino intranquilidad de no poder hacer nada por las personas que se veían vulnerables en el hospital. Sumado a eso, desde la primaria