Las imágenes, comentarios y publicaciones sobre adolescentes sintiéndose menospreciados por la sociedad, donde aseguran presentar desórdenes mentales como depresión, ansiedad, impulsividad, incapacidad de entablar relaciones interpersonales y cambios recurrentes de humor, se han vuelto virales en las redes sociales. Los trastornos mentales son enfermedades que requieren atención inmediata y es por eso que se debe estar preparados si se llega a presentar sintomatología relacionada con algún trastorno. Aquí se les presentará un desorden que se presenta en un alto porcentaje de la población.

El trastorno del límite de la personalidad, BPD (Bordeline Personality Disorder) es un desorden psiquiátrico crónico caracterizado por impulsividad, cambios recurrentes de humor, relaciones interpersonales inestables e incluso comportamientos suicidas, afirma Paris (2005).

Se estima que afecta entre el 1.6% y 5.9% de la población en general, según estudios realizados por APA (2013) Zanarini et al. (1998) afirman que se puede llegar a presentar comorbilidad con ansiedad y depresión. Otros síntomas, de acuerdo con Paris (2005) característicos son elsentimiento crónico de vacío y poca integración a la imagen de uno mismo.
Según Nock et al. (2004) y Klonsky (2007) el paciente puede llegar a lesionarse a sí mismo sin fines suicidas, NSSI (Non-Suicidal Self-Injury), y con propósitos que no son socialmente sancionados como piercings y tatuajes. Carpenter et al. (2013) y Gleen et al (2009) propusieron que estos comportamientos pueden ser explicados por una falla al ejecutar funciones relacionadas con regular las emociones y el control cognitivo. Sin embargo, Forman et al. (2004) demostraron que el 41% de los pacientes que han tenido múltiples intentos de suicidio tienen sintomatología que concuerda con BPD.

Uno de los subcomponentes más importantes en el control cognitivo es la capacidad de monitorear errores y conflictos asociados al realizar varias acciones, de acuerdo a Ullsperger (2006).

Entre los factores biológicos que pueden ocasionar de este trastorno afirman Livesley et al. (1998), se encuentran desordenes en características temperamentales (congénitas). La inestabilidad e impulsividad pueden ser heredados afirman Hinshaw (2003). También se ha demostrado que los pacientes que presentan BPD se caracterizan por tener déficits en el funcionamiento de serotonina, según estudios realizados por Gurvits et al. (2000) y Paris et al (2004).

Las causas psicológicas de este trastorno no están bien definidas. Sin embargo, Paris (1997) y Paris et al. (1994) reportaron que los pacientes han desarrollado eventos traumáticos durante la niñez, como abuso sexual. Situaciones adversas no son en sí causa directa de algún desorden mental, pero sí aumenta la vulnerabilidad de la persona a presentar algún trastorno.

Autor: Mónica Muñóz – Editor: Daniela Montemayor

Bibliografía:

  • American Psychiatric Association (APA). (2013) Diagnostic and statistical manual of mental disorders. Washington, DC: APA.
  • Carpenter, R. W., & Trull, T. J., (2013) Components of emotions dysregulation in borderline personality disorder: a review. Curr Psychiatry Rep, 15, 335.
  • Gleen, C. R., & Klonsky, E. D. (2009) Emotion dysregulation as a core feature of borderline personality disorder. J Pers Disord, 23. 20-28.
  • Gurvits, I. G., Koenigsberg, H. W., & Siever, L. J. (2000) Neurotransmitter dysfunction in patients with borderline personality disorder. Psychiatr Clin North Am, 23, 27-40.
  • Forman, E. M., Berk, M. S., Henriques, G. R., Brown, G. K., & Beck, A. T. (2004) History of multiple suicide attempts as behavioral marker severe psychopatholgy. Am J Psychiatry, 161, 437-43.
  • Hinshaw, S. P. (2003) Impulsivity, emotion regulation, and developmental psychopathology: specificity versus generality of linkages. Ann N Y Acad Sci; 1008, 149-59
  • Klonsky, E. D. (2007). The functions of deliberate self-injury: a review of the evidence. Clin Psychol Rev, 27, 226-239.
  • Livesley, W. J., Jang, K.L., & Vernon, P.A. (1998) Phenotypic and genetic structure of traits delineating personality disorder. Arch Gen Psychiatry, 55, 941-94
  • Nock, M. K., & Prinstein, M. J. (2004). A functional approach to the assessment of self-mutilative behavior. J Consult Clin Psychol, 72, 8885-890.
  • Paris, J., Zweig-Frank, H., & Guzder, J. (1994) Psychological risk factors for borderline personality disorder in female patients. Compr Psychiatry, 35, 301-5
  • Paris, J. (1997) Childhood trauma as an etiological factor in the personality disorders. J Personal Disord, 11, 34-49.
  • Paris, J., Zweig-Frank, H., Ng, F., Schwartz, G., Steiger, H., & Nair, V. (2004) Neurobiological correlates of diagnosis and underlying traits in patients with borderline personality disorder compared with normal controls. Psychiatry Res, 121, 239-52.
  • Paris, J. (2005). Borderline personality disorder. Canadian Medical Association Journal, 172 (2), 1579-1583.
  • Ullsperge, M. (2006) Performance monitoring in neurological and psychiatric patients. Int J Psychophysiol. 59, 59-69.
  • Zanarini, M. C, Frankenburg, F. R., Dubo, E. D. et al. (1998) Axis 1 comorbidity of boder